Blog de Regina Salcedo Irurzun

viernes, 30 de mayo de 2014

MANERAS (TONTAS) DE LEER




A VECES

leo así, igual que el Uruk-hai que se ensarta en la espada 


bebiéndose la muerte, saciándose del hambre, de la furia.

Ungido por la sangre.




domingo, 25 de mayo de 2014

LA FIERA de mi niño, Ben Clark


Una primera impresión sin reflexión ni rigor analítico alguno

 

Acabo de ver que Ben Clark es del 84. Tan joven. Y tiene tres libros de poesía publicados… ¡Qué fiera!

(Perdón, no me he resistido a la tontería).

Yo había leído Basura y aunque, en general, me pareció un tanto reiterativo y gris encontré ciertos objetos, bellos y extraños, entre esas pilas de palabras desechables que resultaban prometedores. Por eso leí Mantener la cadena de frío del que no recuerdo nada (esto no lo digo con ninguna doble intención, simplemente es así, para qué vamos a engañarnos).

Pero tantas veces ocurre eso: que descubres en un escritor ciertas cualidades brillantes y latentes, como esquejes de plantas silvestres semi ocultos en el césped uniforme, y dices: ¡dios, que sea consciente del potencial que hay ahí!, ¡que no pase el cortacésped! Y va y lo pasa y en su siguiente libro presenta un jardincito perfecto, aburridísimo (jardines que por otra parte mucha gente adora).

Gracias al cielo, Ben Clark no ha pasado el cortacésped y evoluciona justo como yo esperaba hacia una poesía más visual, más personal y profunda. Es un regocijo egoísta. Y confío en que esto seguirá así y cada vez sacará menos a relucir esa vena inglesa algo rígida y súper correcta y excesivamente narrativa a veces (para mi gusto, of course) y dará rienda suelta a esa otra más osada y tramontana que va despuntando ya, como en los maravillosos poemas La Fiera o Los Bichos.
Le recomendaría que leyese Incendiario de Bárbara Butragueño o Liverpool, de José María Millares Sall porque me queda la sensación de que este autor tiene que atreverse a soltarse completamente la melena turbulenta para dejarnos a todos patitiesos.

Como ya avisaba, esto más que una crítica es una impresión personal hecha a bote pronto nada más cerrar el libro (porque si no, acabaré por no escribir nada). Os recomiendo que leáis el poemario y saquéis las vuestras que seguro serán muchas. A mí -por si no me ha quedado claro-, me ha gustado mucho.



sábado, 24 de mayo de 2014

DESCUBRIENDO A MARY JO BANG

 




ABC MÁS E: LA SOLEDAD CÓSMICA ES LA NOVIA DE LA EXISTENCIA 

Un puñado de jóvenes coquetas patrullaba la fiesta,
Eran outsiders culturales, consumidas por... ¿qué?
¿Por su propia noción de belleza reflejada en el espejo reluciente
De unos pantalones de hombre? O nada
Más que medianoche y nadie nos vigila.

Eran profesionales, le confesaron al barman,
En materialismo psicológico, explicaron que habían leído tanto
A Sartre como a de Beauvoir y que creían en el cerebellum,
En el tálamo y en el cerebro bajo y en que entre
Las partes más bajas y las más altas habría sitio para ellos,
Además de néant [nada].

De hecho, la noche era una espectacular bacanal,
Las chicas arrastraban a sus compañeros cegados por el alcohol a través del suelo.
Una, al margen del resto, con un volumen de las Obras Completas de Camus,
Eso era "imperioso" (el término es de de Beauvoir).
"El club estaba sumergido en la oscuridad casi absoluta,
Con violinistas deambulando
'Tocando conmovedoras piezas rusas' en los oídos de los parroquianos."
"'Si tan sólo fuera posible decir la verdad,'
Exclamó Camus en un momento."

Había vodka y champagne, ambos en cantidades
Extremadamente hermosas y buenas para crear proximidad. Y bailar
Con las mejillas pegadas, entre el intercambio furtivo de besos
Y risitas cada vez que uno de los tíos decía, "No
Me dejes, te amo, y siempre te amaré."
Lo que era tomado como evidencia irrefutable
De la codicia general por el calor humano,
I.e., por contacto, incluso entre los agonizantes
Post-adolescentes soñadores que se transformaron sobre la pista
Aquella noche en chicos atrevidos, repitiendo las preguntas de las chicas
De "cómo viviremos", "qué haremos",
Palabras sin final, sin peso.

sábado, 17 de mayo de 2014

INSTANTES VI





…te pruebas cada tesis que llega hasta tu orilla hecha jirones y no sabes coser 


es tu cuerpo tan mínimo y asimétrico sin huesos sin raíz.

No tienes hilo ni yemas ni dedal no hay pensamiento 


aguja que te enseñe la unión.

Sería en todo caso inútil con tu mente de estrato 


en expansión continua hacia la nada.

domingo, 11 de mayo de 2014

INSTANTES V





… ahora nos decimos que es mullida esta piel que nos envuelve y la deformidad la cojera 

la telaraña oculta tras los huecos son gatos familiares comedores de sobras van y vienen 

siempre vuelven y conocemos la fuerza y el dolor de su arañazo aunque no cuándo no 

exactamente a qué altura a qué profundidad si mientras acaricias o desvías la vista de sus

ojos o juegas a mezclar tu sombra con su sombra, hacedor de grotescas criaturas.




martes, 6 de mayo de 2014

HÁBITO DE LA NOCHE




Todas las paredes despojadas, arrancada hasta la última plegaria de papel,

expuesta la aspereza.

Todas las paredes sin ventanas, ni un balcón hacia el este,

ni una silla orientada hacia el más improbable aleteo de luz.

Estoy a oscuras

porque lo quiere el mundo. Lo digo absurdamente obedeciendo al grito 


de la sangre, a lo huesos vencidos. La oscuridad es sorda y callo en ella y mis ojos 

no miran hacia ninguna parte.

A veces tiemblan cuerpos de pájaros fugaces tras la persiana echada,

a veces me entretengo en un ángulo muerto que la vida no

alcanza y en él lavo mis pies y recuerdo la sed, su domesticación.

A veces hasta creo posible perforar el tejado con un puño y arrebatarle al cielo 


un pedazo de cuarzo, mi cuota luminosa.

Pero fuera, nadie salvo la noche, sabe mascar mi nombre para escupirlo luego 


igual que un hueso estéril de tabaco.

Como un hábito sucio y tan estúpido que ni ella ni mi suerte consideran dejar.