Blog de Regina Salcedo Irurzun

miércoles, 28 de septiembre de 2016

A ilha é ela mesma, Thiago Camelo

Una amiga fue este verano a Lisboa y allí, curioseando en una librería, vio esta portada que le recordó a la de mi poemario Onirogramas, y por eso decidió comprármelo. Un regalo que puede parecer arriesgado, pero la intuición guiada por el verdadero cariño pocas veces se equivoca.
Trato de traducirlo en mis ratos libres con la ayuda de un traductor on line por lo que los resultados son precarios e insatisfactorios, pero aun así, entre lo que entiendo y lo que imagino, voy haciéndome una idea de lo mucho y bueno que me estoy perdiendo.
Desde aquí mi petición a cualquier editorial de poesía del país para que se anime a publicar A ilha é ela mesma en castellano.


 

sábado, 24 de septiembre de 2016

La bendición de descubrir a Sonja Akesson


La chica del guardavías no tenía alma,
sólo tenía corazón, hiel, nervios
y un morrito pecoso.

A las personas que tenían alma
no se les exigía nada
de momento.
Nunca eran apretadas por la tenaza del crepúsculo.
Escuchaban íntimamente a los árboles.

Algunas tenían hermanas entre los abedules.
Algunas estaban tristes y satisfechas a pesar de todo.
Algunas podían hablarle a Dios.

 

lunes, 29 de agosto de 2016

SER PERRO

Renacer como perro se supone que es dar un trágico paso atrás en la larga cadena de las reencarnaciones.
Hoy jugando con Eddie pensaba en la felicidad absoluta de únicamente ser, de amar y dejarse querer sin más complicaciones, de vivir y olisquear el momento presente bien a fondo. Pensaba que quizá el verdadero retroceso para él sería renacer en persona, y conocer entonces la mezquindad, la envidia, la codicia, el odio, la ira...La soberbia de creernos mejores mientras nos destruimos, mientras lo destruimos todo.














 

lunes, 8 de agosto de 2016

Espejismos

ando, yo/me sumerjo,
y emerge el movimiento,
sólo pasos; el exterior se impone, se
re-pone.

casi invisible, casi del todo muda
hasta que entonces veo mi reflejo que avanza, 

me topo con el rostro
que hoy me representa
tan distinto,
de quién?

 


martes, 19 de julio de 2016

Sin salir de esta era

Dejo un borrador de un proyecto veraniego que las actuales circunstancias me impiden llevar a cabo y que iba a titularse Sin salir de esta era. Y es que nunca aprendo que hacer planes es la mejor forma de tentar a esa vocación aleccionadora y cabrona que suele mostrar conmigo la vida.


3/Julio/16

confundo una mariposa con la cabeza andante de mi hijo,
tras el pequeño muro.
otros límites: trigal, muérdago, hiedra,
con cien manos oscuras
enredan y disipan cada elemento extraño,
antes o más temprano,
súbita o frutalmente,
siempre; de alguna forma,
con violencia.

apretando los párpados, susurro: sólo cuando mi cuerpo
no se tense ante el viento
estaré aquí del todo, seré parte.


lunes, 11 de julio de 2016

El viento de mi parte






una o dos veces al año, el viento de mi parte.

como un lobo que corriera a mi par, fortuitamente, persiguiendo a su presa,

yo a la mía. y entonces

nos miramos, nos vemos.

en ese breve lapso una membrana se abre y un reguero de vida

se filtra por ahí, unas poquitas gotas,

hacia abajo,

al mundo subterráneo donde crecen mezclados, en simbiosis, musgo, colmillo, vientre, aguijón, figurillas

de la más exquisita, peluda porcelana.

pero el regreso a la furia del cauce es siempre demasiado

imprevisto

demasiado                tan pronto

es siempre

SIEMPRE.

siempre como el tumulto que a empujones

te arranca de la mano de tu madre.

lunes, 4 de julio de 2016

La corrupción de Nago




I
Si no creo     no puedo fracasar.
Si no creo     no pueden ignorarme
Si no creo     ¿quién soy?

II
-Defínete.
-Soy sobre todo A, a veces algo B. Tengo C, D y E. Me gustaría ser 
un poco menos F.
-Quitemos C, ¿quién eres?
-Yo.
-¿Y si quitamos A?
-Yo también.
No hace falta que sigas, veo el hueso intangible hacia el que me diriges. Te daré la razón, aunque la duda persista destilando:
Si un poco menos yo.
Un poco menos yo.
Y un poco menos yo…
¿Cuántas capas matrioskas hasta que el hueso tiemble, luego
estalle y no me reconozca?
¿O es que al final el cuerpo es más que un continente,
es todo el universo?

III
Intento calcular el número de células, de neuronas y hormonas, recuerdos, conexiones, que preciso perder para sentirme Otra y ni un sólo resquicio de quien soy/creo ser.

¿De qué no-material se compone la bala capaz de convertirme en mi Tatarigami?
¿Cómo contemplaré  trepar a la ponzoña por mi brazo, inflamándolo,
ganando territorio hacia mis ojos?
¿Hay un momento-sima del que ya no se vuelve?
No volver
o no creer real la palabra regreso.

IV
Cuando el cuerpo del hombre por fin se hizo invisible
el hombre se fundió como cuña de hielo,
lo invisible fue todo,
despertó de la entraña hacia la luz.
Para extenderse(r).

V
El cuerpo entonces, su visibilidad, su solidez de presa,
en vez de  continente
como contenedor;
lo que nos frena y lo que en consecuencia nos define.

VI
¿Qué ser escaparía si mi dique se hiciera transparente?

VII
La palabra que brota es “escapar”.
Los asesinos escapan.
Los ladrones escapan.
Los violadores escapan.
Los buenos tiempos escapan.
¿Por qué en ningún momento el término “emerger”?

VIII
Los estudios confirman que un 90% de la población:
robaría
mataría
violaría
o
ajusticiaría
si se volviera invisible (se deduce que el otro 10% o miente o no se atreve).
¿Ese engendro que duerme es nuestra esencia,
lo que nos une a todos y lo que nos hermana?

IX
¿Importa cómo y cuánto resista cada uno
si al final todos damos en el mismo demonio?

X
Si creo de verdad,
y creo que soy A y sobre todo A,
¿lograré rexistir?