Blog de Regina Salcedo Irurzun

miércoles, 27 de febrero de 2013

PARADOJA







Todo gira en el aire

y, sin embargo,

pesa sobre los hombros.

Cuanto más incorpóreo,

más cemento.

Cuanto más se abre el cielo,

más urgente el progreso de la herrumbre.

Hiere la ingravidez

con intensas descargas de vacío.



lunes, 25 de febrero de 2013

TANGIBLE





Algo desconocido exige barro; toneladas de barro.

Clama por retorcer materia entre sus dedos,

hacer algo con ella,

lanzarla a la cabeza de la gente con rabia,

estrellarla en los muros de las casas,

cegar alcantarillas y ventanas.

O quizá construir,

alzar una barrera que los cerque

para que escuchen todos

el aullido que liga los ladrillos

y sus oídos viertan una sangre de arcilla

espesa y maleable.


viernes, 22 de febrero de 2013

INCERTIDUMBRE DE AIRE







Dudas, tiemblan no por el frío,

tampoco por costumbre.

Tiemblan porque hay un tallo nervioso hasta la misma

pulsión de su sustancia.

Caen los tal vez marchitos para alfombrar tu piso.

Golpean los si hubiera contra el techo del coche

en una lluvia fina e insistente.

Las has creído hojas, dientes de leche o lazos para el pelo

pero siguen ahí, sumidas en tu aliento,

con la fuerza imbatible de las debilidades.



martes, 19 de febrero de 2013

VERDE DE DOBLE FILO







¿Cómo puede saciarte la hierba calcinada cuando has probado ya tu verde imaginario?

¿Cómo puede bastarte esta fila de hormigas cuando bajo tus párpados

se extienden simultáneas veredas infinitas?

Y sobre todo, dime, ¿por qué este doble filo

que mientras te abre paso en la espesura te inflige al mismo tiempo un espantoso tajo que 


sangra sin suturas sobre el cielo?

domingo, 17 de febrero de 2013

SUSPIRO VERDE




Sigo a un suspiro verde como quien sigue a un ciervo,
tiene un cuerpo redondo de cebolla
y rueda por las calles más oscuras aunque anhela la luz,
la luz que no es posible sino en algunos bosques ajenos al suicidio
donde crecen los árboles de ramas accesibles.

Sigo al suspiro verde, lo veo renquear,
le faltan alas, aire para elevarse,
una tráquea adaptada
para tomar pasión a bocanadas.


jueves, 14 de febrero de 2013

VANA ESPERA







Si la canción no existe deberías crearla,

te dices tras semanas de nostalgia,

la canción que apacigüe tus salvajes hogueras

y levante tus pasos como ingrávido polen.



Demasiada costumbre sin embargo,

demasiados rieles asumidos

para que venza el aire.



Esa canción precisa una voz nueva,

una virgen Casandra

que restaure las rancias veladuras

y le augure a la luz sus otros nombres.