Blog de Regina Salcedo Irurzun

jueves, 30 de agosto de 2012

DERROTA ESTÉRIL



Llora la sangre, tiene sed

en un idioma previo a los idiomas

y no obstante, mi obstinación de hueso

se obstina en forjar nombres,

en herrarle a esa sed sus cascos infinitos.



Sería de esperar que un campo de mordazas


emergiera del barro y la derrota,

se extendiese en postillas sobre la herrumbre azul

de este fierro sin casa ni ganado.



Parece ser que en mí no hay sustancia más vana que el fracaso.





 

martes, 28 de agosto de 2012

CENIZA




Ampollas, quemaduras

de tanto sujetar y refrenar y controlar las riendas.

Corre el deseo y vuelan mis insectos

con sus luces pequeñas en el tórax.

Apagar, contener, cercenar sus antenas si es preciso

y sofocar el fuego

que escupen junto a su corazón hacia el mañana.

Son tantos los incendios que logro implosionar bajo mi lengua

que en ocasiones temo no volver a encontrar

más materia en mi voz aparte de ceniza.


domingo, 26 de agosto de 2012

HOY ME DUELE EL ALIENTO




Hoy me duele el aliento,

todo el plomo del no, todo su peso enfermo,

los frutos que cayeron para pudrir de nada

las grietas y los baches del camino.

Me hormiguean los dedos con su inutilidad,

con su falta de sombra,

con su avidez crispada.

Me lacera la carne que no desgarraré,

la bulliciosa sangre que mis romos colmillos

nunca osarán librar.

sábado, 25 de agosto de 2012

MAR FIRME




Muchas veces pronuncio soledad

cuando quien serpentea bajo el yeso y la piedra es la distancia.

No es el islote mismo donde mis días crecen plenamente saciados,

es el trecho insalvable de océanos y noches

hasta el faro más próximo en tierra abierta,

y es más aún la ausencia, arenosa y caliente,

de un proyecto de viaje,

de un sólido astillero donde se armen navíos emisarios.


sábado, 18 de agosto de 2012

MI MIEDO




Mi miedo es como un perro que aúlla al terremoto

que llegará esta noche.

Da igual que yo no labre las palabras,

que abandone el destino intacto e impreciso

en su bloque rugoso de madera.

Lo mismo da si yo ni siquiera levanto una rendija

para que un rayo súbito ilumine la forma

latente entre sus vetas.

Su diseño subyace cifrado sobre el hueso.

Primitivo y sin rostro, desde ya es todo sombra.


viernes, 10 de agosto de 2012

EN VANO





No levanto los ojos,

me centro en las partículas

que la luz atraviesa, en suspensión

estoy y me convenzo

de la esencia epifánica del polvo.



Me convierto a la fe de las Correspondencias.

Comulgo con los dioses del Destino

que dicen jadear tras las basuras,

en cada palmo incierto

de la Eterna Cornisa.



Entono el salmo 15 de nuestras Escrituras:

“Nada es casual,

ni huérfano,

ni uno”.



Canto hasta hacerme sangre.



Pero es todo inútil.