Blog de Regina Salcedo Irurzun

lunes, 11 de julio de 2016

El viento de mi parte






una o dos veces al año, el viento de mi parte.

como un lobo que corriera a mi par, fortuitamente, persiguiendo a su presa,

yo a la mía. y entonces

nos miramos, nos vemos.

en ese breve lapso una membrana se abre y un reguero de vida

se filtra por ahí, unas poquitas gotas,

hacia abajo,

al mundo subterráneo donde crecen mezclados, en simbiosis, musgo, colmillo, vientre, aguijón, figurillas

de la más exquisita, peluda porcelana.

pero el regreso a la furia del cauce es siempre demasiado

imprevisto

demasiado                tan pronto

es siempre

SIEMPRE.

siempre como el tumulto que a empujones

te arranca de la mano de tu madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario