Blog de Regina Salcedo Irurzun

sábado, 5 de marzo de 2016

EL SONIDO DE LLUVIA


nieve para la vista, para el tacto, para mecer su vuelo con la mirada limpia. la lluvia sin embargo es olfato, es ozono, y sobre todo oído. con los ojos cerrados escuchar las distintas vibraciones del mundo, cada piel de tambor pulsado por las gotas, cantando una canción irrepetible.
cummings se equivocaba: las manos de la lluvia son las más diminutas, las más leves y las atronadoras.

la lluvia que detiene el discurrir del tiempo para que éste nos mire, nos afine.

la lluvia que nos hace uno con el refugio y que un techo baste, una capucha baste para volver adentro, siguiendo el chapoteo de nuestros pies mojados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario