Blog de Regina Salcedo Irurzun

miércoles, 3 de febrero de 2016

LA PEONZA




se requiere el fino movimiento de la pinza: el índice y el pulgar agarrando, 
ejerciendo presión, imprimiendo un impulso, un latido preciso para crear 
la danza. La danza por la danza, aquí el cerebro mudo y del todo presente en la 
mera belleza de la acción, del hipnótico giro que re-une la luz; derviche de 
madera u hojalata. nos redime en cuanto seres hábiles, en cuanto manos 
ávidas.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Bravo. Realmente sólo puedo decir eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Clara. Siempre alegra que le pueda llegar a alguien :)

      Eliminar