Blog de Regina Salcedo Irurzun

viernes, 14 de agosto de 2015

UNA ESPECIE DE TUL



Desde que te moriste
un tul casi gaseoso envuelve sin tocar mis acontecimientos
un fino tul de escarcha que cruje:  nada     realmente na-da     
importa tanto
como

Crece desde mi ombligo igual que una burbuja de jabón, un air-bag       
marsupial o una bola parásita de muérdago.
No sé,  de cualquier modo,
actúa reduciendo la veloz trayectoria o el impacto
de voces y sucesos que adentran en mi atmósfera.

Supongo que la acción continuada del agua, de la luz
y del viento
así como dormir y despertar
y (des)vestirse y picar zanahorias y ordenar la basura
y pasear y andar y caminar
y hocico y tierra y charco y tomillo y encina
acabarán por desteñir el tul, evaporar sus hilos,
y el martillo del sol volverá a golpear y a levantarme
con su habitual euforia.

Y un día te veré  tal como siempre fuiste.





No hay comentarios:

Publicar un comentario