Blog de Regina Salcedo Irurzun

sábado, 19 de julio de 2014

RESEÑA A MODO DE INTERROGATORIO




Cuestionario imposible que me gustaría hacerle a Lola Nieto sobre su poemario Alambres.

A propósito de la Primera Parte



Perséfone /tiene mentira/

mece oscura /y no decir/

arranca lenta

trocitos /supura/ rodilla y late



· Leyendo la primera parte de Alambres tengo la impresión de que es un libro de madurez estilística, el fruto de un largo proceso de exploración y ruptura -o quizá en este caso sería mejor decir retorcimiento- del lenguaje y las fórmulas poéticas convencionales. Y sin embargo, es tu primer poemario, ¿cómo se explica esto? ¿Realmente hay un largo camino detrás o surge de forma natural?



· ¿Hay alguna lectura/s que haya sido clave para guiarte hacia este tipo de escritura, que te haya “iluminado” para alcanzar este nivel de libertad, tan personal por otra parte?



· ¿No te preocupa que el lector, ante unos versos tan “llamativos” no repare más que en el envoltorio, que no vaya más allá y puedan parecerle puro efectismo?



· Y siguiendo con lo mismo, ¿te parece lícita (o en todo caso te interesa) la poesía cuyo único propósito sea el de jugar con el lenguaje, como mera experimentación lingüística sin que haya un “mensaje” detrás o previo? ¿Debe la poesía contar, nacer desde algo “verdadero” (o cuando menos “sincero”) ya sea un sentimiento o una reflexión? ¿Por qué el camino inverso nos sigue dando reparo? ¿Es más fácil aceptar esto en la narrativa -pienso por ejemplo en Ejercicios de Estilo de Queneau- que en poesía?



· Hilando con lo anterior: ¿Arrastramos todavía muchos prejuicios y teorías rancias en torno a este género?



· ¿Cómo fue el proceso de escritura de esta primera parte del libro? Porque se trata de un poemario río, o torrente (un guión) con una misma protagonista, Perséfone, la diosa de hierro (o de los hierritos :), que sirve de hilo conductor. ¿Lo escribiste como una historia compacta que luego has ido troceando o fue más bien un goteo de piezas independientes? ¿Y cómo es el proceso de cada poema? Porque parecen espinas de pescado (o trozos de éstas) a las que hubieras llegado tras ir limpiando todo de forma minuciosa, hasta regresar a la esencia de una manera impresionista, visceral. Es como plasmar la intuición pura antes de que la razón le dé una forma coherente, un sentido unilateral.



· ¿Qué piensas del hermetismo, lo ves como un defecto? ¿Tu poesía te parece oscura? ¿Es importante para ti que el lector “entienda” tus poemas? ¿Cómo manejas -si es que te preocupa- este tema? En tu opinión, ¿cuándo fracasa un poema y cuándo lo hace un lector?



· Personalmente me chirrían los diminutivos en cualquier texto y por eso me ha chocado encontrarme con tal cantidad de ellos en tus versos: hierritos, animalito, figurita... ¿Es una decisión consciente el dejarlos ahí (supongo que sí dado el grado de afinación de tu escritura) o no te lo has planteado? ¿No crees que puedan restarle intensidad a los poemas, empalagarlos?



A propósito de la Segunda Parte:



· Esta segunda parte es más convencional, más narrativa y “accesible”, ¿puede esto obedecer a cierta necesidad de compensar tanta contención previa? ¿Es esta la parte racional después de esa primera parte sustentada en la impresión más intuitiva y sensorial?



· Hay fragmentos que arrojan algo de luz y ayudan a interpretar la primera parte. Como este:

Mi órgano pensante es el intestino. Intestinal es el contacto con el mundo. Escribo y defeco y no son actos distintos.

El intestino (lo visceral) está muy presente en toda la obra, también en la primera parte. ¿Dar estas pequeñas claves es al final una concesión para poder comunicar y conectar mejor con el lector?



· Hay un fragmento que dice:

Antes de escribir esto escribía otras cosas. Me deshice de todo porque eran mentiras […]



Es un tema que me interesa, sobre todo en lo que respecta a hablar de la familia. Es difícil cuando sabes que luego van a leerte, ¿esto te ha coartado en algún momento? Y si es así, ¿cómo lo superas?



· Dejaba esta reflexión Aníbal Cristobo (editor de Kriller71) en su Facebook:

A veces creo que falta, entre los poetas, la costumbre de buscar tonos equidistantes tanto de la voz profético-metafísica como del coloquialismo egoanecdótico. Algo que, me parece, es moneda común en la novela y que parece ser tan difícil de instaurar en poesía.
 

¿Tu segunda parte crees que podría inscribirse dentro de esa segunda categoría? ¿Quizá la clave está en superar más el aspecto que se refiere al coloquialismo más que lo egoanecdótico? ¿Qué opinas de esto?



· Y por último: ¿qué buscas cuando escribes poesía? ¿Y cuando la lees?



No hay comentarios:

Publicar un comentario