Blog de Regina Salcedo Irurzun

martes, 8 de julio de 2014

A MIL VELOCIDADES MILES DE DISTORSIONES





Cuando dejo de ver dos piernas y dos brazos

y un torso, cuando la piedra impacta

contra la superficie,

ya no es el, este, un, 

 
sino ahora mi cuerpo

y en ese posesivo prodigioso caben mil distorsiones,

y a mil velocidades la realidad se comba

con textura de pulpo y su ductilidad

propicia el esperpento.

La inmersión es total aunque sin fondo:

un continuo hundimiento entre espejos y sombras

bajo la lupa de agua –un mar de mil desagües–

y un breve resurgir involuntario para evitar la asfixia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario