Blog de Regina Salcedo Irurzun

viernes, 13 de junio de 2014

NIEBLA ARDIENTE





Genero niebla como otros trazan mapas,

no sé de dónde sale, cuál es su mecanismo, pero igual que una alfombra

se desenreda delante de mis pasos.

El sendero se borra y emerge un mar de nubes esponjosas

tan aparentemente sólidas, tan tentador el ímpetu de montarlas sin bridas

y olvidar el vacío de miles de kilómetros, de caída en barrena hasta el fracaso.



Pero este es un peligro cuyo aliento respira junto a mí, familiar

–todo lo familiar que podría sentirse un minotauro-

y camino con él hasta asumirlo.



La niebla está repleta de promesas,

de formas a tan sólo un suspiro de ser y concretarse

en las palmas hambrientas de mis manos,

la posibilidad abierta es aire imprescindible y todavía más; es fuego vivo.



2 comentarios:

  1. Siempre es reconfortante leer poemas que son todo indagación, intento de autodescubrirse, y no artificio. Y esos poemas, años después, nos siguen hablando como nuevos amigos, aunque lo que nos digan sea triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco el comentario, Luís, porque efectivamente para mí la poesía es una indagación que no siempre te descubre lugares luminosos. Es algo así como ser espeleólogo de uno mismo :)

      Un abrazo

      Eliminar