Blog de Regina Salcedo Irurzun

martes, 7 de enero de 2014

SÍNDROME DE DIÓGENES II







En una de esas islas derrumbadas sobrevive obstinado el día en que prendió la 


certeza del bien: el gozo era posible desde fuera, la alegría un perfume 

mezclado con el viento, la tibieza del sol, el feliz alboroto de los otros en mí 

entregándose al juego, siendo presente vivo, ardiendo en el ahora con tanta 

intensidad que la luz aún perdura y se prolonga.



2 comentarios:

  1. Me gusta, pero no encuentro relación con el titulo.
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  2. Hola, Pérfida,
    el de Diógenes es el síndrome que mejor define cómo funciona mi memoria: enterrando recuerdos valiosos y acumulando basuras de todo tipo de la manera más arbitraria e inconexa. A veces tropiezo con algún retal suelto como el del poema.
    Gracias por pasarte.

    ResponderEliminar