Blog de Regina Salcedo Irurzun

jueves, 23 de mayo de 2013

PRODUCTORES DE RUIDO




Alimentar la máquina,
el único dictamen de nuestra voluntad.
La mirada atrapada entre los engranajes.
El tiempo se desliza
silencioso,
invisible,
sin turnos que lo frenen.
Engrasado el motor
con nuestra alienación ganada a pulso.
Dado nuestro sudor, cada tizón de vida
para alzar a la bestia y producir
bienes cuantificables
y CO2 y mugre,
y un ruido atronador,
un ruido, sobre todo,
que solape ese lamento sordo,
sostenido,
fundido al ligamento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario