Blog de Regina Salcedo Irurzun

lunes, 25 de febrero de 2013

TANGIBLE





Algo desconocido exige barro; toneladas de barro.

Clama por retorcer materia entre sus dedos,

hacer algo con ella,

lanzarla a la cabeza de la gente con rabia,

estrellarla en los muros de las casas,

cegar alcantarillas y ventanas.

O quizá construir,

alzar una barrera que los cerque

para que escuchen todos

el aullido que liga los ladrillos

y sus oídos viertan una sangre de arcilla

espesa y maleable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario