Blog de Regina Salcedo Irurzun

jueves, 31 de enero de 2013

DIVINA ESCOLOPENDRA





Un perdigón de plomo sin origen

cruza como un neutrino

capas de piel,

de músculo,

de hueso

sin aparente daño.

Esa noche, no obstante,

una columna muda de frenéticas patas

medra por el agujero

y sus pasos oscuros, diminutos,

hacen reverberar las membranas del sueño:

Se eclipsarán sus luces

con un lento goteo de alambique

y entonces en secreto culparemos

a la fatalidad, a sus ritos 


entrópicos. 



lunes, 21 de enero de 2013

TEJO DE HOJA CADUCA





If your life is a leaf
that the seasons tear off and condemn
Sisters of Mercy, Leonard Cohen



En tu mesilla de noche ha prosperado un tejo

y cada vez que miras:

plena copa redonda y pájaros de aurora,

frescor de verde intenso,

casi perfecto plástico.



En tu mesilla de noche ha medrado un arbusto

y cada vez que miras:

raíces levantando la tarima, membranas de resina entre los dedos,

resplandecientes bayas

de veneno escondido.



Infortunado tejo al que tus ojos brindan cualidad de marea,

pobre seto perenne al que la arena endeble de tu médula

pena con estaciones y con climas.





viernes, 18 de enero de 2013

GEN RECESIVO




No sé por qué no hay rastro de hiel bajo tus uñas

con toda la amargura que arrancaste

para dejar tus muros en cal viva.

Quizá hiberna en rincones más remotos,

tal vez, como en la mutación de un héroe,

se ha enredado en las curvas de tus genes

y tan sólo es un rasgo recesivo

que asoma por detrás de las pupilas,

una ágil veladura

que extiendes sobre el mundo sin saberlo.




miércoles, 16 de enero de 2013

CURVATURA DE UN 16 DE ENERO




Por fin aceptarás que no hay bastante tiempo para estar en el fruto florecido

y a la vez en el cesto que espera con su mimbre pulido, ya flexible

como el arco tensado y destensado innumerables noches y veranos.


¿Llegarás a admitirlo sin lanzar tu carcaj al fondo de una sima,

sin despuntar tus flechas contra el suelo?


Tu mano se pregunta a qué distancia

colocarás ahora tus dianas incendiadas.



domingo, 13 de enero de 2013

UNA SOLA GRIETA







Años de disciplina asumiendo el desierto,

sus leyes y su caos premeditado,

tu enfoque como parte de la senda,

sin espacio ni metros para lo inmensurable.

Pero basta una grieta bajo tus pies domados,

una grieta con forma de grillo o de verano,

para que se reanime ese ritmo oprimido

que clama por los mares subterráneos,

por la magia sembrada en los espejos.