Blog de Regina Salcedo Irurzun

sábado, 1 de diciembre de 2012

COMETA




Una oleada

repentina y ajena

te eleva, casi ingrávido

el cuerpo. No detengas

el vuelo devanando sus hilos,

abraza las corrientes,

sáciate con el vértigo,

con la alegría plena y vacía 


del aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario