Blog de Regina Salcedo Irurzun

lunes, 24 de septiembre de 2012

LO QUE NO SÉ DE MÍ



Aquello que no nombro tiene un pulso solapado a mi pulso, tiene un crujir doméstico, un chirrido asumido en mis persianas. No es preciso llamarlo, reconozco sus formas, su olor lo evoca todo.

Pero lo que no sé, lo que está tras de mí, fundido en mis talones, se aferra a los estratos más profundos donde el cambio es medido por milenios. Lo que no sé prospera y se derrama como un fluido mudo de petróleo.


¿Cómo hace este cuerpo, el que camina, para vivir obviando la existencia del otro, de ese gemelo mórbido e intratable que arrastra bajo tierra?


¿Cómo habría de hacer para elevarse, para poder tomar distancia suficiente y abarcar en un golpe la envergadura entera de sus sombras?




No hay comentarios:

Publicar un comentario