Blog de Regina Salcedo Irurzun

jueves, 30 de agosto de 2012

DERROTA ESTÉRIL



Llora la sangre, tiene sed

en un idioma previo a los idiomas

y no obstante, mi obstinación de hueso

se obstina en forjar nombres,

en herrarle a esa sed sus cascos infinitos.



Sería de esperar que un campo de mordazas


emergiera del barro y la derrota,

se extendiese en postillas sobre la herrumbre azul

de este fierro sin casa ni ganado.



Parece ser que en mí no hay sustancia más vana que el fracaso.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario